Entrevista al Sr. Max

(Primera parte)

Hace algunos meses atrás, en una de mis entrevistas que suelo realizar a testigos OVNI, (está vez sobre un caso muy interesante de un supuesto encuentro cercano del tercer tipo en la Península de Paracas), me llegué a enterar -a través de la persona que me prestaba su testimonio- de una información muy interesante que no tenía nada que ver con el mencionado caso que venía investigando, pero que por la trascendencia de éste, llamó poderosamente mi atención y decidí que había que investigarlo.

Ya que hablábamos de temas ufológicos, la persona en cuestión, me comentó “haber escuchado alguna vez” dentro de su entorno cercano, de que un familiar político suyo había tenido participación en asuntos secretos de un pasado gobierno de mi país en la década de los 70s, que tenían justamente que ver con el tema OVNI.

Al escuchar esto, lógicamente quise saber más, pero la persona en cuestión me decía que no sabia mas, que era algo que sabia solamente de lo que se hablaba con mucho sigilo dentro de su familia, y no conocía mayores detalles al respecto. Pero se comprometió con servidor a conseguirme los datos del protagonista de esta historia, quien era alguien a quien no solía frecuentar y hacia muchos años no lo veía. Antes de despedirnos me dio un dato más: el gobierno en cuestión en el cual estuvo involucrado su pariente, era el gobierno del general Juan Velasco Alvarado.

Juan Velasco Alvarado (1910-1977), fue un militar y político peruano, quien ocupó la presidencia del Perú entre 1968 y 1975 en el llamado “Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas”, en aquellos tiempos servidor aun estaba a algunos años por nacer, pero sé por la historia de mi país de que aquel fue un gobierno que marcó el transcurrir de los peruanos y donde en aquellos años se produjeron hechos que también forman parte importante de la historia de la ufología del Perú, como son por ejemplo los inicios de los grupos “Rahma” y “Alfa y Omega”, así como la tan comentada -en semanas recientes- visita de un ser extraterrestre a la embajada de Ecuador en Lima en 1971.


Gral. Juan Velasco Alvarado

¿Es que acaso el general Velasco estaba al tanto de todo ello y quien sabe que más? ¿Era posible que aquella tan recordada política autoritaria tuviera interés por asuntos ufológicos? ¿Qué tanto tuvo que ver ese gobierno militar peruano con el tema OVNI? ¿Qué otras cosas ocurrieron en aquellos años relacionados al tema OVNI que aun no conocemos? ¿Qué secretos ufológicos se habrá llevado a la tumba el general Velasco que aun puedan rescatarse? …eran algunas de las preguntas que rondaban y que rondan hasta ahora por mi cabeza.

Pasó el tiempo, hasta que hace algunos meses al fin logré una comunicación telefónica con está persona, quien supuestamente “algo había tenido que ver” con el gobierno de Velasco, adelantaré que actualmente está persona supera las 6 décadas de vida, es natural de Lima y una personalidad reconocida en el sector intelectual y cultural de mi país, a quien llamaré el “Sr. Max” con el fin de conservar su anonimato.

Es así como acordamos reunirnos en su oficina de la ciudad de Lima la tarde del miércoles 8 de Abril del presente año. Ese día me dirigí presuroso pues aparte que sabia se trataba de una persona importante, había notado a través del hilo telefónico que se trataba de una persona seria, regida por los principios básicos de la buena educación, por lo que no era una buena carta de presentación llegar tarde a la reunión pactada, a pesar que para servidor justamente ese fue un día muy atareado e importante en cuestiones académicas relacionadas a mi carrera de ingeniería, pero sabia que “podía hacer todo” y no podía desaprovechar la cita que ya tenia acordada desde hacia unos días con el “Sr. Max”.

Al llegar al lugar, luego de pasar por seguridad y la recepcionista de turno, crucé la puerta de la oficina del “Señor X”, quien me recibió amablemente y dispuesto a tener la charla que ya habíamos acordado telefónicamente. Libros, revistas, diarios, muebles antiguos, cuadernos de notas, etc eran inundados por la luz que entraba por un ventanal que daba a la calle, todo lo que había era lo típico que podía encontrarse en el lugar de trabajo de una persona que ha dedicado toda su vida al campo intelectual y cultural, y que ahora me iba a brindar su testimonio sobre sus experiencias ligadas al tema OVNI.

Antes que nada, era necesario que servidor se presenté nuevamente (está vez personalmente), pues por experiencia propia sé que para las personas no es común que un desconocido les venga a preguntar sobre OVNIs, y en este caso con más razón, ya que todo parecía indicar que el “Sr. Max” iba a decirme cosas importantes que no solía compartirlas y que incluso podría comprometerlo, (es por ello que no se da a conocer su verdadera identidad), por lo que era necesario ir ganando su confianza.

Pero bueno, sin más rodeos, seguidamente reproduciré textualmente la entrevista que tuve con el “Sr. Max”, donde entre algunas cuestionas personales y otras experiencias OVNI vividas por él, me confirma lo que había sido el motivo por el cual había ido a entrevistarlo: los asuntos OVNI ocurridos durante el gobierno del fallecido presidente Juan Velasco Alvarado.

Nota: Algunas preguntas efectuadas al “Sr. Max” las he incluido intencionalmente dentro de sus relatos con el fin de no romper la ilación del texto.

Año 1952, platillo volador aterriza en el centro de Lima
Yo tenía un departamento en la avenida Tacna, esto fue más o menos por el año 52, en ese departamento yo me quedaba hasta una hora determinada y de ahí me iba, en una ocasión por razones equis se me paso la hora y eran como las 2 de la mañana más o menos, yo colaboraba en el Diario La Prensa y Ultima hora, los dos diarios estaban en el mismo local, uno en el 2do piso y el otro en el tercer piso, entonces una noche baje la escalera a oscuras hasta que llegue al primer piso y vi una luz que entraba de la calle, entonces pensé seria la luz del foco, pero cuando salgo miré hacia la izquierda donde está el puente “Santa Rosa” que está en la ultima cuadra de Tacna que da hacia el Rímac, había un platillo volador, entonces curiosamente yo no tuve miedo, lo que tuve fue emoción, me entusiasme, eran como las 2 o 3 de la mañana, pero lo que yo quería era buscar un testigo y lo que hice fue correr hacia la mano derecha, a la izquierda estaba el platillo encima del puente. Luego me asuste porque choqué contra alguien, ese alguien era un policía, entonces le dije: “Jefe, mire, mire” le enseño el platillo y el vio, entonces el platillo se ha levantado y se fue. Le dije que por favor me acompañe al Diario para que certifique lo que habíamos visto, y el policía me dijo “no porque estoy prohibido” entonces le tome el nombre de su placa, porque allí cerca estaba la comisaría de Montserrat. Cuando fui al diario, un periodista de la Prensa que había estado cerca a la ventana también había visto el platillo. Al día siguiente cuando fui al puente, las barandas laterales estaban rotas, lo cual me sorprendió. Luego me fui a la comisaría a buscar al policía, entonces me dicen que ese señor no existe, yo les digo como no va a existir si yo he tomado su identificación de su placa, entonces un policía sacó un registro y me enseño que ese policía ya había fallecido hacia como 15 años atrás, yo me sorprendo pero bueno ya no pude escribir el articulo que pensaba escribir, pero como eso sucedería mas o menos en el mes de agosto.

“Extrañas personas me comienzan a seguir”
En diciembre de ese mismo año 52, salía del cumpleaños de mi mamá que vivía en la avenida Emancipación y me dirigía a donde yo vivía en ese entonces por la avenida Salaverry en Jesús Maria, entonces había un carro rojo estacionado, me di cuenta que el carro rojo me seguía, en eso me subo a un colectivo y veo que el carro rojo me seguía, me baje en la avenida Salaverry a la altura de lo que ahora es el hospital Rebagliatti, me pareció raro que el auto aun me seguía, yo lo seguía mirando hasta que entre en mi casa.
Luego, como yo trabajaba en teatro a veces ensayábamos hasta pasada la medianoche, eso era en la avenida Bolivia, una noche salía con una amiga a tomar carro hasta la avenida Wilson, en el momento que esperábamos el colectivo, veo al mismo carro rojo parado, eso la verdad me sorprendió, tomamos el colectivo y veo que nos seguía, se lo dije a mi amiga sin contarle todo de que ya lo había visto siguiéndome en otra oportunidad, decidimos bajarnos en su casa de ella a ver si nos continuaba siguiendo, bajamos y el carro seguía allí, entramos a su casa y espere una media hora para irme a mi casa, y al salir el carro aparece nuevamente, camine, camine y camine y lo que hice fue meterme a otro edificio de por allí y he estado como una hora, al salir recién deje de verlo.
En otra ocasión que fui al cine “Excelsior”, baje por la avenida emancipación y a la altura de la iglesia de San Marcelo, me doy cuenta que el mismo carro me estaba siguiendo, llego hasta la avenida Tacna donde me paro y el carro también se detiene, entonces decido acercarme al carro y recuerdo al chofer que estaba adelante, dos personas atrás, me daba la impresión estuviese uniformado unos de ellos, y les digo: “¿puedo saber señores por que me siguen?”, “no, usted se ha equivocado” me dijeron, les dije: “no señor, esta es la tercera vez que se que me están siguiendo”, “no, usted esta equivocado” me volvió a decir, y le dijo que siga al chofer y se fueron, no les pude ver la cara porque estaba oscuro. Al que vi mejor fue al chofer, pero al resto no, sino hasta lo hubiera dibujado, porque yo también soy dibujante y retratista.

¿Eran personas normales?
No te puedo decir, pienso que si eran personas normales, pero todo eso tiene q ver con algo…

Continúa el seguimiento…
Yo trabajaba en el teatro universitario de San Marcos, que estaba en el jirón Lampa, entonces un día que estaba trabajando allí, el secretario del teatro universitario me dice: “ha venido un señor a buscarte y quiere conocerte” así que nos fuimos a tomar un café y estuvimos conversando de asuntos académicos, hasta que quedamos en volver a reunirnos en unos 15 días. Pero resulta de que a este señor lo empecé a ver “hasta en la sopa”, iba al cine y lo veía allí, iba a una exposición de pintura lo veía entre el público, iba al teatro también lo veía allí, me iba con una amiga a un parque y también lo encontraba allí atrás de unos árboles…

¿Le pasaba la voz o lo seguía a usted tratando de no mostrarse?
No, no me pasaba la voz, por ejemplo allí en el parque estaba escondido atrás de los árboles, ahora lo que yo quería saber es por que me seguía, después de esa vez que lo vi en el parque, asistí a una conferencia y no se como me di cuenta que el tipo estaba allí, entonces al que me lo presentó, que era el secretario del teatro universitario, le dije: “tu de donde conoces a este señor”, me dijo: “yo no lo conozco, el vino de parte de mi hermano”, entonces le dije: “y donde esta tu hermano quiero preguntarle a el”, así que fui a buscarlo a su hermano a un mercado donde trabajaba, allí le pregunte por el señor este que me seguía y me dijo que un día había venido a su puesto y le pregunto si conocía a alguien del teatro universitario y le respondió que si, que su hermano era secretario allí, que necesitaba urgente conocer a alguien de allí para un trabajo de investigación…
Resulta que unas semanas después, me encontraba en la Plaza San Martín con un amigo sacerdote, y allí me encuentro nuevamente con el tipo que me seguía, cuando me doy cuenta ya lo tengo casi cerca, lógicamente que yo estallé y le dije “que tanto me sigues?”, el tipo se amilano y me dijo que no, que solamente han sido casualidades… le dije: “no, demasiadas casualidades han sido”, me dijo: “no, usted esta alterado, otro día conversaremos” se fue y nunca más lo volví a ver…

Avistamiento de platillo luminoso en viaje a Chile
En un viaje que hice a Chile por carretera para un encuentro cultural, conocí en el automóvil en el que iba a dos sacerdotes, en eso cuando estábamos por la cordillera, el chofer nos dijo: “miren, en ese cerro se estrello un avión y allí todavía se ven los restos, la cola del avión”, en eso cuando estábamos subiendo se iluminó el carro, el chofer se detuvo y viendo por el espejo retrovisor dijo: “no lo puedo creer, detrás de nosotros hay un platillo volador”.

¿Esto exactamente en que zona ocurrió?
Estábamos entrando a Chile por la zona de Arica, exactamente el nombre del lugar no lo recuerdo. Entonces, nos bajamos todos del automóvil y vimos allí un platillo luminoso que tenia como una especie de pasamanos en su exterior. Uno de los presentes fue corriendo hacia el automóvil ha sacar su cámara fotográfica y cuando regresó el platillo se había levantado y ya se había ido. El chofer que era chileno, dijo que no era la primera vez que había visto, sino que en al menos en 3 viajes anteriores ya había visto esas cosas.


Fotograma del video de la entrevista realizada por servidor al "Sr. Max"

“Gente de la NASA en Lima se contacta conmigo”
Luego en un viaje siguiente a la Argentina, la revista 2001 no sé como se enteró de esto y me dijeron queremos hacerle un reportaje sobre esto que le ha pasado… y empezaron a preguntarme quienes eran esos hombres que me seguían, yo les dije no lo sé, ha pasado pero yo no lo sé, no le encuentro una razón clara, no lo sé… Luego de esto paso mas o menos un año y me llamaron de la NASA, diciéndome que sabían lo que me había pasado por la publicación con mi nombre que había sacado la revista 2001. De esa forma me habían ubicado y querían hablar conmigo.
Me interesó mucho porque junto a otras personas nos empezaron a dar charlas aquí en Lima, en un local ubicado en el centro de Lima, cerca del cine “República”, la calle se llama Belén si mal no recuerdo, luego se trasladó al último piso de la embajada Norteamericana que estaba en la cuadra 8 de la avenida Arequipa. Allí estaba la oficina de la NASA.
Luego nos llevaron a la entrada de Chosica, a un lugar donde había aterrizado una nave, y efectivamente en el suelo se veía un círculo enorme, donde estaban tomando medidas, había una cavidad donde había también 4 puntos que parecían el lugar donde se habían posado las patitas de la nave, allí nos explicaban y enseñaban unos libros, que luego conseguí, donde habían casos que ellos habían investigado que tenían fotos, dibujos y todo eso, casos probados por ellos. Esos libros se los presté a mi hijo, sino me equivoco me devolvió uno de ellos, los fotografió y él estaba muy interesado en esas cosas.

Extrañas experiencias en Ica
Cuando mi hijo me habla de todo lo que había visto en Ica, yo fui y me enseño los sitios donde había visto algunas cosas. Mi hijo era muy amigo del Dr. Cabrera, yo conocí al Dr. Cabrera justamente por él, entonces cuando el doctor me saca los huacos, me dice: “mira, aquí están los platillos voladores”, ahora él como tenia muchos detractores en Ica, el decía: “yo no dejo entrar a iqueños a mi museo, y es mas, no les permito que vayan al sótano de mi museo” a mi me dejo entrar no solamente porque conocía a mi hijo sino porque yo era amigo de Antonio Gálvez Ronceros, porque el libro que hay sobre las Piedras de Ica fueron corregidas, casi escritas por Antonio Gálvez Ronceros, que es un compañero mío de muchos años, el me dijo: “Cuando vayas a Ica busca al Dr. Cabrera, es por ello que fui a buscarlo y me enseño el sótano, y me enseño también las cartas que le enviaban del extranjero, de la reina de Inglaterra, de Japón, etc etc y me regaló también dos piedras talladas que posteriormente las he perdido por múltiples mudanzas que he tenido.

Nota: Antonio Gálvez Ronceros es un destacado literato peruano.

En una ocasión que estuve en Ica con mi hijo, habrá sido mas o menos por el año 86, estábamos en la Plaza de Armas, por una callecita de por ahí que no recuerdo su nombre, el me dijo: “ven, te voy a decir donde fue que vi a un ser extraterrestre”, entonces estábamos yendo y de pronto en mitad de pista al voltear una esquina, vimos a una persona, diríamos una “persona” que estaba parada, entonces hemos ido acercándonos y no se como, como por arte de magia desapareció… una de las dos cosas o es un extraterrestre o es un gnomo, porque hemos ido y no había nada.
El me empezó a contar de algunas cosas que había visto y el porque algunas personas no pueden ver, y llegamos a la conclusión de que hay personas que… se creía se pensaba que el hombre cuenta con 5 sentidos, pero no es así, el hombre tiene muchos mas, tiene alrededor de 32 o 33 sentidos.

Nota: Cabe mencionar aquí que el hijo del “Sr. Max” es la persona del caso ocurrido en Paracas que venia investigando cuando me enteré sobre la existencia del “Sr. Max” de boca de un familiar. Caso que me era testimoniado por este familiar ya que el mencionado hijo (y protagonista de lo sucedido en Paracas) falleció hace ya dos años atrás.

Otros sentidos…
En la época del presidente Velasco Alvarado vino acá un especialista en mente, entonces mi hermano mayor era médico de cabecera del Presidente de la República, así que me lo presentó y en una ocasión le dijo que lo ayude pues yo tenia un problema: escribía casi todos los días y de repente me quedaba completamente en blanco y sentía que no podía hacer nada, entonces le dijo: “ya, yo te voy a ayudar”, entonces empezamos a tener charlas una vez por semana con un médico ruso especialista, y al final me dijo: “tu no tienes 5 sentidos desarrollados, tu tienes alrededor de 12 o 13 sentidos desarrollados, tu ves lo que los demás no ven, tu sientes lo que los demás no sienten, percibes cosas que no todos los demás perciben, no todos tienen ese don, tu si lo tienes”.

¿Le explicó en que consisten esos demás sentidos?
Si, pero lo que te tendría que contar seria una charla mucho mayor, incluso yo he dado charlas sobre ese tema, porque existen personas que han hecho trabajos de investigaciones sobre ese tema. Lo que si te puedo decir en síntesis, es de que nosotros nos desgastamos permanentemente “sin ton ni son” digamos por algún problema, yo no me ahogo en el problema, trato de resolver el problema sin desgastarme.
Si yo te pongo un vaso de agua, tu sabes que el agua es energía, si el vaso esta lleno de energía y le cae una gota de odio o resentimiento esa gota se cae al suelo, no entra porque el vaso esta lleno, si tu vaso no esta lleno de energía, llamémosle amor, entonces lógicamente tu vas a sentirte bloqueado, porque no estas lleno de energía, no estas lleno de amor, entonces lo que tu tienes que hacer para desarrollar tus sentidos, es no desgastarte, si tu te desgastas cuando tienes cólera, odio, rencor, por eso yo no me doy el lujo de molestarme ante las barbaridades que escucho permanentemente y trato de que no me afecte en absoluto, porque si yo me afecto “estoy hecho”, y cuando me desgasto dejo de “ver”.

Continuación de la entrevista al "Sr. Max" en la Segunda Parte…

Alex Sender
Julio del 2009

Cel. +5156-956707322
astroufoperu@hotmail.com
astroufoperu@yahoo.com
http://www.astroufo.com

Ir a página principal