Los Geoglifos de Paracas

Desde hace ya algunos meses atrás, he estado averiguando acerca de estos extraños geoglifos ubicados en el distrito de Paracas (Ica-Perú), los cuales incluso son desconocidos para la gran mayoría de la población de la provincia de Pisco y en general de Ica Región.

Hay muy poca información al respecto, y cierto sigilo de parte de las personas que los conocen, quienes difícilmente desean ofrecer información y mucho menos indicar la ubicación exacta de estas enigmáticas figuras, cuestión con la cual personalmente me topé dentro de mis pesquisas, e indefectiblemente provocó algunas demoras en la publicación del presente artículo.

Para estas personas a las cuales en algún momento les solicité infructuosamente su ayuda para realizar mi investigación sobre estos geoglifos, y que ahora están leyendo este articulo, les repito una vez más que en ningún momento he realizado esta mi afición por la astroarqueología, para obtener algún tipo de beneficio del patrimonio cultural de mi país y mucho menos he atentado alguna vez contra su conservación, muy por el contrario uno de mis objetivos es difundir la cultura de forma responsable haciendo hincapié en cuidar el legado histórico de mi país, y sobre todo de mi región. Por lo tanto, ahora que he podido estar en la zona gracias a otros medios y no necesariamente por la ayuda de quienes ya conocen estas figuras, les dejó este mensaje para que se despreocupen de mi persona, ya que apoyaré completamente la causa de la conservación de este patrimonio nacional.

Estos geoglifos se encuentran ubicados en las ladera de un cerro ubicado en el desierto de Paracas (Ica-Perú), a unos cuantos kilómetros de Pozo Santo, lugar que por las huellas geográficas se nota claramente haber sido hace millones de años una bahía, la que aún contiene además restos fósiles de especies marinas muy antiguas, donde abunda también el salitre y magnesio, productos muy deseados por mineros informales que hacen su labor dentro de la zona, lo que constituye un peligro ya que estos geoglifos no se encuentran delimitados, ni mucho menos protegidos por el Instituto Nacional de Cultura, inclusive y por increíble que parezca, esta área sería propiedad privada de una de estas personas que se dedican a la extracción de minerales.

Estas figuras oscilan entre los 20m a 50m, y fueron hechas sobre las laderas utilizando la técnica de altorelieve mediante la acumulación de piedras negras volcánicas, las cuales abundan en la zona y que alguna vez llegaron allí despedidas por los aires en erupciones volcánicas ocurridas a decenas de kilómetros de distancia. Esta técnica de acumulación de las piedras en bulto, es diferente a la usada en los famosos geoglifos de Nasca, en donde para formar las figuras retiraban las piedras para formar surcos en la arena.

Fueron hechos alrededor del año 400 a.c. (periodo cavernas Paracas), y según algunas teorías arqueológicas, estas figuras tendrían relación con la cruz del sur, los ciclos de las lluvias, o una especie de calendario, por lo que habrían sido realizados con fines astronómicos y/o meteorológicos.

Muy cerca de las figuras se encuentran también algunos vestigios arqueológicos, por lo que se piensa que pudo haber sido un pequeño centro poblado en medio del desierto, siendo los geoglifos especie de “marcadores de ruta” para indicar las construcciones y los afloramientos de agua del subsuelo, muy típicos en la zona.

Se cree también que estos geoglifos tendrían una relación mágico-religiosa o marcadores de una zona de culto y adoración, cuestión que personalmente me convence más que otras explicaciones debido a la naturaleza y forma de los gráficos.

Según Rubén García Soto (Director de Patrimonio del INC-Ica), se trata del único grupo de figuras paracas que hay en el desierto donde nació esta cultura y que se vincula con los grandes asentamientos de Cerro Colorado, Cabezas Largas, Chucho y Carhuas. Esta docena de figuras es la única muestra que se conserva y se conoce de la manifestación cultural temprana de los Paracas. Está formada por representaciones de aves, también un mono con rasgos chavinoides, figuras antropomorfas jalando camélidos además de rostros humanos con rasgos felínicos que son las más antiguas y que estarían vinculadas a la época de la presencia chavín en la zona.

Aquí, se hace referencia también a otras figuras menos notorias y otras aun no catalogadas que se encuentran presentes dentro de esta zona a unos pocos kilómetros a la redonda, es decir, esta parte del desierto iqueño contiene información que aun no ha sido develada e irónicamente no está siendo cuidada y se encuentra en constante deterioro debido a la irresponsable presencia de mineros, huaqueros y vehículos areneros que andan a sus anchas por el desierto sin ningún tipo de control.

Justamente, hace algunos meses atrás algunas personas que conocen sobre la presencia de estos geoglifos en el desierto, hicieron un llamado a las autoridades respectivas ante la amenaza que supone el desarrollo del Rally Dakar en su paso por el desierto de Ica, el próximo año 2012. Como se sabe esta competencia internacional le da libertad a los vehículos a desplazarse como mejor les parezca por el desierto, no existiendo un camino marcado, lo que representa un atentado brutal contra los geoglifos y demás legados históricos que pueden haber en el desierto. Por ello, me uno totalmente a la causa, y desde este sitio hago un llamado a la gente a no permitir se lleve a cabo el Rally Dakar 2012 por nuestra región Ica, elevando nuestra voz de protesta a nuestras autoridades para que impidan se estropeé nuestra cultura.

Ya para terminar este articulo, como opinión personal puedo añadir que resulta fascinante observar la forma como el desierto iqueño aun mantiene en secreto muchos legados de la cultura peruana (geoglifos, petroglifos, huacos, pirámides, tumbas, contrucciones, etc), esto lo he ido corroborando a través de mis múltiples caminatas por estas tierras áridas de mi región, lo que demuestra que aún hay mucho por descubrirse y estoy seguro la arqueología podría llevarse más de una sorpresa “desempolvando” estos lugares tapados por la arena. Por ello se debe tomar conciencia acerca del cuidado del desierto, que es algo que no viene ocurriendo en Ica por la proliferación de vehículos areneros y 4x4 que andan sin ningún tipo de control por el desierto (cual garabateo a un pizarrón limpio), así como también la ocupación de la tierras por parte de la minería informal y las empresas agrícolas (fundos) que poco a poco van “carcomiendo” el paisaje característico y el legado de esta parte del país.

Finalmente, el enigma acerca de la abundante presencia de geoglifos en Ica continúa, sumándose estas figuras a las ya famosísimas Lineas de Nasca y Palpa, así como al Candelabro de Paracas y las de Ocucaje, las cuales son todo un reto a la inteligencia humana mientras no se conozca su real significado y el verdadero propósito para las cuales fueron orientadas hacia el cielo…

Gracias.

Alex Sender
www.astroufo.com
Cel: 0051-956707322
astroufoperu@hotmail.com
FB:
www.facebook.com/astroufoperu

Ica, 14 de Septiembre de 2011

Ir a página principal