El enigmático Cerro Blanco en Nasca-Perú

Autor: Alex Sender
Asistencia: Luis Tataje

Considerado como la “duna mas alta del mundo”, Cerro Blanco es sin duda uno de los mas importantes atractivos no solamente turístico, sino también enigmáticos de la provincia de Nasca, ubicada a unos 450 Km al sur de Lima yendo por la carretera Panamericana Sur.

Ubicación de Nasca-Perú

Cerro Blanco se encuentra ubicado exactamente a unos 10 Km de la ciudad de Nasca, yendo por la carretera de penetración a la sierra de Ayacucho, siendo también un lugar predilecto para los amantes del Sundboard (deporte de aventura), por las enormes pendientes de arena blanca que ofrece este colosal cerro enclavado en las partes altas del valle nasqueño, del cual, desde su cima ubicada a unos 2070 msnm, es posible ver un espectacular paisaje que incluye la pampa donde se encuentran dibujadas las famosas líneas y/o geoglifos de Nasca, así como el inicio de la imponente cordillera de los andes peruana.

Imagen satelital de Cerro Blanco: arriba a la izquierda la ciudad de Nasca, a la izquierda
algunos sitios arqueológicos y a la derecha el limite regional con Ayacucho

Vista panorámica de Cerro Blanco desde unos 2 Km de distancia en el lado norte

Con una altura que supera los 1200 metros desde la superficie circundante, Cerro Blanco no deja de llamar la atención no solamente por su imponente tamaño (tiene unos 8 Km de ancho por 4 Km de largo), sino también por lo peculiar de su consistencia, ya que esta conformado por arena predominantemente de color blanco, muy diferente a los cerros ubicados a su alrededor que son de consistencia rocosa y de coloraciones grises.

Una de las cosas que caracteriza a este cerro, es que según los nasqueños, la gente desaparece en Cerro Blanco, motivo por el cual este cerro es visto con mucho respeto por la gente de esta parte del Perú. Y es que con solo verlo de cerca, Cerro Blanco incita al temor por su monstruoso tamaño así como la leyenda de misterio que lo envuelve, la cual reproduzco textualmente a continuación:

Cuenta la historia que un Cacique al que se le conocía como el Sr. de Tunga, vivía en el inicio de los tiempos cuando los hombres vivían en paz con los dioses, cerca de esta hermosa tierra, que hoy es Nasca; éste era joven y fuerte y poseía una hermosa tierra a la que cultivaba con esmero, numerosos servidores a los que trataba con justicia y seguridad y una ingente cantidad de animales domésticos.

Cada vez que se sentía aburrido acostumbraba ir a cazar hasta lugares de las cabezadas, durante dos o tres días, tiempo que también lo dedicaba para meditar y volver renovado para continuar con las labores cotidianas, y así transcurría su vida.

En cierta ocasión su aburrimiento llegó a tal grado que decidió marcharse con la intención de no regresar más, sin que nadie supiera marchó como siempre a las cabezadas a descansar un poco, caminaba como poseído por un espíritu que lo martirizaba, habría caminado durante unos seis días hasta que el frío, el cansancio y el hambre lo doblegaron y cayó exhausto desmayado en un lugar desconocido para él.

No supo cuánto tiempo había estado inconsciente, pero cuando despertó se encontró dentro de una casa y estaba siendo atendido por una hermosa mujer, la cual se presentó como Cerro blanco, era la esposa del señor de Lucanas, el Cacique del lugar, era muy noble y acogió con todo gusto al señor de Tunga, invitándole a quedarse hasta que se restablezca del todo.

Entre ambos señores surgió una gran amistad, hasta que en una oportunidad cuando el señor de Tunga paseaba sólo llegó a orillas de una fuente de agua, donde escuchó una hermosa voz cantarina y lleno de curiosidad se asomó con cuidado descubriendo que dentro de la fuente se encontraba la hermosa doncella Cerro blanco, quien se estaba bañando semidesnuda, dejando ver sus encantos femeniles, el señor de Tunga recibió una descarga de amor en el corazón y se prendó de ella. Luego de esa alucinante experiencia decidió conquistar a la doncella, aun a sabiendas que estaba obrando mal con su anfitrión, pero la pasión que había crecido en él y al descubrir en las miradas de la doncella que él no le era indiferente, inició la conquista y aprovechaba el momento para encontrarse a solas con ella, con cualquier motivo, fue una y otra vez, ella le manifestaba que no podía ceder a ese mutuo amor por respeto a su esposo; hasta que llegó el día en que el señor de lucanas tenía que viajar lejos, para realizar sus acostumbrados negocios, t partió con la confianza que su mujer contaba con la ayuda de su amigo.

Al quedar sola la doncella Cerro Blanco, por tercera vez, ante tamaña tentación, no tuvo fuerzas para negarse a los requerimientos del señor de Tunga y dieron rienda suelta al amor que ambos se profesaban; decidieron marcharse presurosos y felices con destino a las tierras del señor de Tunga, donde él pensaba que no los encontraría.

El señor de lucanas había adelantado su regreso, deseoso de volver a reencontrarse con su adorada esposa, pero ingrata fue su sorpresa al no encontrarla a ella y tampoco al amigo, entonces se dio cuenta de la traición sufrida y montó en cólera maldiciéndolos una y mil veces, averiguó la posible ubicación de los traicioneros y se dispuso a perseguirlos con el fin de vengarse.

Al quinto día de su escapatoria los amantes recibieron la noticia de un pájaro, el señor de Tunga tenía la habilidad de conversar con los pájaros, que sus perseguidores estaban ya muy cerca, por lo que apuraron más el paso hasta que llegaron al valle de Nasca, donde la hermosa doncella desfalleció y ya no pudo continuar, diciéndole a su amado que continuase para que no caiga en manos de sus ofendido esposo, e insistió tanto que éste aceptó continuar su marcha, pero, antes decidió esconderla cubriéndola con un saco de harina que vació sobre ella y se marchó a toda prosa a sus dominios.

El esposo ofendido llegó al hermoso valle de Nasca cansado por el gran esfuerzo realizado al tratar de hallar a los amantes fugitivos, pasó por el lugar donde estaba escondida Cerro Blanco pero no la pudo ver, y ya no sabía dónde dirigirse, hasta que agotado llorando su desdicha y con una rabia infinita pidió venganza a los dioses, los dioses escucharon su pedido de venganza y decidieron castigar a todos los que habían participado en esa traición convirtiéndolos en cerros de piedra, como el Cerro de Tunga y el Cerro Blanco tan bellos e imponente que recuerdan a esa infortunada pareja que sucumbió ante la inexorable e inevitable pasión del amor que nubla todo entendimiento y razonamiento.

Como toda leyenda, esta historia parece estar llena de simbolismos y metáforas que hacen de un hecho posiblemente histórico, una historia que parece sacada de un “cuento de hadas”, pero que en el fondo es muy probable que se este refiriendo a personajes y sucesos que efectivamente tuvieron lugar en el tiempo y el espacio.

Una de las cosas que resulta llamativo es la siempre presencia de los “dioses” que suelen aparecer de una u otra forma en los relatos antiguos. En este caso imponiendo un castigo contra dos enemigos de uno de los soberanos, el cual al parecer contaba con el privilegio de poder contactarse con los dioses.

Actualmente he podido enterarme que desde Cerro Blanco se han registrado avistamientos de extrañas luces en el cielo, las cuales pueden ser vistas por quienes se atreven a pasar una noche en su cima, cosa que personalmente no me parece jalado de los cabellos no solo por el misticismo en general que encierra Nasca, sino también por la espectacular vista panorámica de varios kilómetros a la redonda que se puede tener desde la cumbre de este cerro, no por nada es conocido -como lo mencione anteriormente- como “la duna mas alta del mundo”.

Vista hacia el nor-oeste (donde está la ciudad de Nasca) desde lo alto de Cerro Blanco

Vista hacia el nor-este (hacia la cordillera ayacuchana) desde lo alto de Cerro Blanco

Alcanzar su cima desde el inicio de su falda es todo un reto, (mas aun si se hace de día bajo el inclemente sol nasqueño) ya que el tiempo promedio que tarda una persona medianamente preparada es de unas 5 horas cuesta arriba, esto partiendo desde el lado norte que es desde donde usualmente las personas suelen escalarlo.

El trayecto se podría dividir en tres 3 sectores diferentes por el tipo y/o contextura del suelo: la primera parte un tipo de arena algo mas tosca entremezclado con algunas pequeñas piedras, luego un tramo formado por un material de consistencia dura (que forma una especie de carcasa o plataforma que cubre el cerro) con arena fina esparcida sobre el, y finalmente en la parte mas alta compuesto exclusivamente de arenilla fina.

Fotografía que muestra parte del primer sector del cerro, y un poco mas
arriba el inicio de la segunda parte formada por una carcasa solida cubierta de arenilla

Volviendo al tema de las desapariciones en Cerro Blanco, se han registrado algunos casos de personas que efectivamente han desaparecido en este lugar (generalmente turistas), y otras que por extrañas razones han perdido la orientación en el lugar y han tenido que ser rescatadas en mal estado físico. Digo “extrañas”, porque en realidad el área que ocupa este cerro y todo su contorno limítrofe no es lo suficientemente grande como para que las personas puedan perderse sin motivo alguno, ya que con solo subir a cierta altura es posible orientarse teniendo la vista panorámica de alrededor, mas aun cuando Cerro Blanco se encuentra limitado en su parte norte y este por la carretera de penetración de la sierra de Ayacucho, vía que dicho sea de paso es transitada por vehículos a toda hora del día.

Quizás la respuesta a estas extrañas desapariciones de personas tenga alguna relación con su leyenda y/o algún secreto aun oculto que esconda el cerro, ¿puertas dimensionales? personalmente lo considero una posibilidad, la cual también posiblemente tenga relación con las investigaciones que se han hecho en el lugar, ya que se han hecho estudios a través de video cámaras introducidas en el cerro por medio de finísimos tubos de varios metros de largo para saber que es lo que hay dentro de Cerro Blanco, ¿una ciudadela enterrada?, ¿un monumento o templo? ¿la tumba de la doncella de la leyenda?, o quizás la laguna que tanto se comenta podría existir dentro del cerro y se conectaría con canales subterráneos de agua que recorren la pampa, en lo cual basan una de las hipótesis que trata de explicar sobre algunas de las Líneas de Nasca; la que dice que estas tendrían relación con la ubicación de dichos canales.

Es interesante también encontrar una gran cantidad de variedad de piedras, restos de huacos, restos marinos fosilizados y otros objetos más… esparcidos por toda la superficie de este cerro, cosa que amerita estudiarse con mucho cuidado y bien merece una investigación bastante mas profunda, ya que podría dar explicación a muchas interrogantes que existen sobre este cerro y sobre Nasca en general. Por ejemplo: ¿Cómo explicar estos testos de fósiles marinos en este lugar ubicado a más de 70 Km del océano pacifico?

Restos marinos fosilizados en Cerro Blanco

Restos de huacos hallados en Cerro Blanco

Gran variedad de extrañas piedras se pueden hallar en Cerro Blanco

Sin duda es mucho el misterio que encierra Cerro Blanco, este trabajo no intenta dar una explicación sobre ninguno de estos, ni pretende dar respuestas que le corresponden dar a la parte científica luego de una conciente investigación, sino mas bien solo busca mostrar otro más de los grandes misterios que se encuentran en Nasca y que bien merece empezar a conocerse mejor, para así muy posiblemente podamos empezar a hallar algunas respuestas de las tantas interrogantes que se desprenden de esta maravillosa tierra que es Nasca… mi tierra querida.

Alex Sender
Setiembre del 2009

Cel. +5156-956707322
astroufoperu@hotmail.com
astroufoperu@yahoo.com
http://www.astroufo.com

Ir a página principal